X

El renacer de la fábrica de Santana Motors

¿Quién no se ha cruzado en la carretera con un Santana? Es más, aunque no lo sepas, es muy probable que te hayas cruzado antes o después con un coche fabricado por la marca Santana. Esta marca es conocida por el modelo Land Rover Santana pero además fabricó otros modelos como el Suzuki Vitara o el Jimny, de los que se vendieron miles de unidades. Pero ¿por qué una marca española fabricó un modelo llamado Land Rover? o ¿por qué Santana fabricaba Suzuki? Vamos a tratar de desenmarañar este embrollo y repasar algunos de los modelos más conocidos (y no tanto) de la marca. Porque el desenmarañador que desenmarañe…

ORIGEN DE LA MARCA

Hacía once años del final de la Guerra Civil y la industria española comenzaba a remontar: fue en ese contexto cuando en 1956 se fundó la semilla de Santana Motor. El gobierno puso en marcha el “Plan Jaén” que comprendía varias actuaciones para reactivar la economía en el entorno de la provincia. Una de estas medidas fue la implantación de una fábrica de maquinaria agrícola que se instaló en Linares. El terreno elegido de llamaba finca Santa Ana, y ese fue el nombre elegido para la nueva empresa: Metalúrgica de Santa Ana. Con el paso de los años la empresa diversificó el negocio y tras varias negociaciones llegaron a un acuerdo con la marca británica Land Rover. Esta no podía cubrir la demanda de fabricación de algunos territorios y encargó la fabricación del Land Rover Serie II a Santana, bajo licencia por supuesto. Ese fue el primer coche que se fabricó en la factoría Santana desde 1958.

LAND ROVER SANTANA 88

Fue el pistoletazo de salida de lo que sería una fructuosa fábrica de todoterrenos, tanto para uso civil como militar. A este modelo se le añadió el nombre Santana y pasó a llamarse Land Rover Santana. La marca fue produciendo diferentes versiones con el tiempo y su fabricación duró hasta 1984. Tres versiones diésel y y una de gasolina conformaron los motores de todas las series fabricadas bajo el paraguas de Land Rover. Estas fueron:

  • Serie II
  • Serie IIA
  • Serie III

Un Land Rover Santana 88 de la Guardia Civil. Foto: Outisnn

SANTANA MOTOR

En 1983 la marca británica atravesó algunos problemas económicos y decidió cancelar el contrato con Santana, por lo que los de Linares continuaron la fabricación bajo licencia de algunas de las plataformas de Land Rover bajo su propia marca. Entre ellos, el Santana 2500 fue el que más popularidad alcanzó y por el que la mayoría de nosotros conocemos la marca. Basado en la plataforma del Land Rover Serie III pero actualizado y mejorado, se fabricaron más de 300.000 y se utilizó por la Guardia Civil así como por muchos cuerpos del estado.

ALIANZA CON SUZUKI

La popularidad de los todoterrenos aumentaba no solo como herramienta de trabajo y fueron numerosas las marcas que aterrizaron en España con modelos más avanzados, como el Nissan Patrol. Para tratar de estar a la altura y poder ser competitivos en el negocio, Santana buscó alianzas internacionales, llegando a un acuerdo con la nipona Suzuki para fabricar bajo licencia varios de sus modelos: el Samurái, el Vitara y el Jimny.

Tras esto, la empresa fabricó numerosos vehículos como el Aníbal o el 300 y 350, basados en el Suzuki Vitara cuando éste se dejó de fabricar.

FINAL DE UNA LEYENDA

El final de la fabricación del Suzuki Jimny y de la alianza, por tanto, con la marca japonesa, supuso un duro golpe para Santana. Ya controlada desde 2009 por la Junta de Andalucía y azotada por la crisis financiera, en 2011 los accionistas decidieron echar el cierre a la fábrica, aunque no se descartó la idea de que la marca reanudara en un futuro la fabricación de nuevos vehículos.

LUZ EN LA FÁBRICA

Actualmente, y después de 7 años de oscuridad, varias zonas de la fábrica han vuelto a ver las luces encendidas gracias al acuerdo al que han llegado entre el grupo JPG (dueña de Santana) y Evovelo. Estos se dedican a fabricar vehículos, pero unos un tanto especiales. Han empezado con el Mö, un vehículo bio-híbrido solar para uso diario que se puede comprar por encargo y tendrá un coste de 5.000 €. Han reacondicionado parte de las instalaciones y terminando ya los primeros encargos.

El espíritu del motor nunca abandonó Santana ni su fábrica y marcas como Evovelo resucitan sus engranajes. Ojalá pronto se vuelva a ver la fabrica a pleno rendimiento con modelos modernos y atractivos.