X

Nuevo radar de tramo en la A5 en Madrid

Este fin de semana ha entrado en funcionamiento el nuevo radar de tramo de la autovía A5 en su tramo del Paseo de Extremadura. Concretamente está situado entre los puntos kilométricos 4,000 y 5,750 en sentido creciente o de salida. Algo más de kilómetro y medio en el que la velocidad estará controlada a 70 kilómetros por hora de máxima.

El Ayuntamiento de Madrid ha comunicado que por el momento el radar está en pleno funcionamiento, pero se dará a los conductores un período de dos meses en los que no se aplicarán sanciones administrativas. En su lugar, los infractores recibirán una notificación informativa en la que se explicarán los motivos que han llevado al Consistorio de la capital a la instalación del radar y una simulación de lo que sería la sanción administrativa y sus puntos. Será a partir del día 16 de abril cuando se empezará a imponer multas a los infractores.

Tal y como ha explicado el Ayuntamiento, el objetivo del radar es incrementar la seguridad de peatones y conductores, así como reducir el ruido ocasionado por el tráfico para disminuir los efectos ocasionados sobre las viviendas cercanas.

¿FUNCIONA?

El ayuntamiento ya tiene experiencia instalando radares de tramo en la capital, ya que desde hace un año y medio funciona uno en la Avenida de Córdoba que impone cerca de 21 sanciones diarias y ha conseguido reducir la siniestralidad. Su entrada en funcionamiento siguió el mismo sistema de prueba de dos meses.

Cabe esperar que la siniestralidad de la A5 se reduzca próximamente ya que en ambos sentidos de la vía se han registrado más de 300 accidentes en los que 272 de ellos resultaron víctimas de diferente consideración. En 2018 hubo tres víctimas mortales.

¿CÓMO FUNCIONA?

Cabe destacar que en realidad no es técnicamente un radar ya que no emite ni recibe ningún tipo de señal, ya sea de radio, láser o de cualquier otro tipo. Un radar de tramo no es otra cosa que un cronómetro, pero en este caso gana el que hace menos tiempo (y de paso ganamos todos).

El sistema está compuesto por una o varias cámaras conectadas a un ordenador. Estas están situadas al comienzo y al final de un tramo establecido. Las cámaras toman fotografías de las matrículas de los vehículos a la entrada del tramo y a la salida y registran en el ordenador cuánto tiempo ha tardado cada vehículo en completarlo.

En función de la velocidad máxima permitida en ese tramo, el ordenador tiene establecido cuál es el tiempo mínimo en el que se puede completar el tramo. Si un vehículo ha tardado menos, multa al canto, ya que ha superado necesariamente la velocidad permitida.

Por ejemplo, pongamos un radar de tramo en la que la velocidad máxima permitida es de 70 km/h y las cámaras comprenden una distancia de 1 kilómetro, el tiempo mínimo en que se debe recorrer el tramo es de 51,42 segundos. ¿Has tardado 50 segundos? Multa.

En España existen cerca de 2000 radares de diferentes tipos, de los que cerca de 60 son de tramo, unos 600 fijos y cerca de 1322 móviles.