X

¿Tienes lo que hay que tener para ser subastador?

Ser subastador

Cuando se habla de subastas, a muchas personas les viene a la mente una sala llena de sillas en la que hombres y mujeres sujetan pequeñas pancartas de madera con diferentes precios, mientras el subastador, que preside la habitación, los incita a aumentar sus pujas. Quien haya visto La mejor oferta puede hacerse a la idea. Pero… ¿de qué más se encarga el subastador?

via GIPHY

Con semblante serio, embutido en un traje de cuatro cifras y martillo en mano, el subastador es uno de los profesionales con mayor prestigio dentro del mundo de la compraventa. Con amplias dotes de persuasión, dominio de la negociación y un vasto conocimiento de todo lo relativo a la tasación de objetos de valor, debe ser sobrio, conciso y tener don de gentes.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el subastador, lejos de ser un mero asalariado (aunque qué salarios, porque el más bajo supera los 3.000€), debe ser el rey de la función. Él dirige la subasta, anima a los invitados a que pujen y, en muchos casos, llega a catalogar y tasar personalmente los objetos o bienes inmuebles que se van a vender.

Como en casi todas las profesiones, el subastador debe tener pasión por su oficio. Graduados en Historia del Arte, Bellas Artes o, en general, cualquier carrera relacionada con las Humanidades (o las Finanzas, si se busca un perfil un poco más analítico), son susceptibles de convertirse en buenos profesionales del “quién da más”.

Tener un grado universitario no es necesario, pero para trabajar, por ejemplo, en Estados Unidos sí se recomienda pasar un intenso examen de la Asociación Nacional de Subastadores, que tiene escuelas diseminadas por diferentes partes del mundo. En España existen cursos de especialización de peritaje, grados oficiales en Conservación y Restauración de Bienes Culturales y Máster profesionales, como el Máster Universitario en Mercado del Arte, entre otras titulaciones que pueden abrir las puertas a este interesante mundo.

Los subastadores también deben moverse como peces en el agua entre la gente. Mordaces, divertidos, con mucha labia y motivadores. Son algunas de las características que deben cumplir estos personajes. O si no que se lo digan al finlandés Jussi Pylkkanen, considerado el mejor subastador del mundo, y también un tipo que sabe amenizar jornadas en las que se mueven cientos de millones de euros. Un buen profesional puede llegar a aumentar el valor de una pieza artística o inmueble un 20 % por encima de su coste real.

Y por último, algo quizá muy deducible pero no por ello menos importante: tanto los pujantes como el propio subastador deben enfrentarse al mundo de las subastas CON UN PAR: la actitud es esencial para salir ganando en el día a día de este peculiar mundo que desde BLAZE os damos a conocer con ¿Quién da más? No te lo pierdas, los jueves a las 22:50H.