Curiosidades de las matrículas - Blaze
X

Curiosidades de las matrículas

Seguro que muchos se acuerdan cuando las matrículas de los vehículos eran propias de cada provincia y nos aventurábamos a decir si era  de  Madrid, Valladolid o Murcia. Hace ya mucho desde que desaparecieran esas matrículas y se instauraran las nuevas, cuatro números y tres letras. El motivo del cambio es lógico, provincias como Madrid o Barcelona estaban a punto de terminar el alfabeto y se necesitaba un nuevo sistema de identificación, al igual que ocurrió en 1971 cuando las mismas ciudades se acercaban al 999.999 y se decidió cambiarlo por cuatro cifras y dos letras como máximo.

Es impresionante la evolución que tuvo la forma de matriculación de los vehículos desde el año 1900 cuando un Clement 2CV fue matriculado en Palma de Mallorca con su placa PM-1. Al principio, los coches disponían de una doble numeración: una para circular por el municipio y otra para circular por la provincia. Fue en 1907 y con menos de 50 vehículos matriculados cuando cambió la ley para unificar una placa única.

Seguro que hay algunas cosas que aún hoy, desconocéis sobre la forma de identificar los vehículos en España. No todas las letras aparecen en las matrículas. Ejemplo de esto son la Ñ y la Q ya que podría llevar a confusión con la N y con la O y podrían hacer una mala función de identificación. Así mismo, la CH y la LL tampoco están presentes. Lo que también se intenta evitar es la formación de palabras malsonantes o acrónimos con las matrículas, por tanto la serie A** no existe así como la L** . Por esto mismo, las vocales tampoco se usan para evitar palabras y acrónimos como DIU, ETA o PIS entre miles otras. Aunque es habitual ver placas personalizadas en otros países como Reino Unido o Estados Unidos, en España no se espera introducir esta medida a corto-medio plazo.

La matrícula tiene que ser blanca, con los números y letras en negro y la bandera de la Unión Europea. Hay salvedades como las matrículas rojas que son de uso temporal mientras se gestionan los trámites de su matriculación oficial, vehículos de baja temporal por transmisión o coches de prueba entre otros. Si la matrícula por el contrario es verde, son también de carácter temporal pero es el color utilizado a coches comprados en el extranjero en espera a su tramitación española.