X

Consejos para construir una casa en un árbol

¿Quién no ha soñado tener una casa en un árbol cuando era pequeño? O incluso no tan pequeños, la idea de un refugio a unos cuantos metros de altura es verdaderamente atractiva.

Se puede construir casi de todo en los árboles, desde una pequeña cabaña para niños hasta verdaderas casas de lujo. Si te has decidido a montar un refugio en altura, ya sea para niños o para ti, te daremos unos consejos que te ayudarán a llevarlo a cabo con facilidad y seguridad.

via GIPHY

Lo primero de todo es saber qué tamaño quieres para tu nuevo refugio y el material con el que quieres hacerlo. En función de ello podrás elegir un árbol u otro. Antes de nada deberías consultar la normativa de tu ayuntamiento respecto a este tipo de construcciones. Puede que haya restricciones. Acércate a la oficina de tu ayuntamiento y consúltalo.

Elegir el árbol – Debes hacer primeramente una inspección ocular del árbol. Elegir un grosor adecuado y sobretodo vigilar que no tenga enfermedades ni plagas y esté plenamente sano. No debería ser un árbol muy joven ni muy viejo. Si tienes dudas, consulta con un jardinero experto ya que también se debe tener en cuenta el movimiento natural del árbol.

Elegir la casa – Puedes encontrar kits de casetas para niños ya prefabricadas que te facilitarán su construcción, aunque creemos que tiene más encanto que te pongas el mono de carpintero. Lo mejor es realizar una planta cuadrada para hacerte la vida más sencilla. Realizar un plano es fundamental para una buena construcción y organización del proceso. Solo tienes que medir ancho, largo y alto y comprar el material en función del tamaño. Uno de los mejores materiales para su construcción es el pino o el abeto.

Soportes – Lo más normal es utilizar soportes anclados al propio árbol. No deberías utilizar tornillería o clavos para las fijaciones, si no pernos de buen tamaño. Haz, como mínimo, cuatro soportes desde el propio árbol y en forma de “V” para así tener una base para el suelo.

Construcción – Comienza por el suelo (a no ser que seas de los que empiezan la casa por el tejado). Añade una tabla maciza a los soportes y añade sobre esa tabla los tablones que formarán el suelo. Utiliza tablones con un buen ancho y grosor. Después sigue con las paredes. Si utilizas tablones machihembrados te será todo mucho más fácil, y la casa será más segura y estará más aislada. Una vez que llegues al techo te toca construir el tejado. Los tejados más sencillos de construir son los planos, ya que sólo debes montar unas vigas travesañas y montar los tablones encima. El mismo proceso del suelo pero a la inversa. Si te decides por un tejado plano, es muy importante darle, al menos, un 3% de inclinación para que el agua o la posible nieve evacue adecuadamente. Recuerda que el aislamiento es algo importante. Después de los tablones puedes poner unos rastreles y meter entre medias lana de roca y terminar el tejado con tela asfáltica.

Puertas y ventanas – Lo más útil es que las fabriques tú mismo, pero tienes que tener claras las medidas para hacer los huecos en los tablones de las paredes. ¡Para esto deberás seguir el plano con detalle!

Acabados – Puesto que la madera es un material relativamente delicado, se debe proteger contra los cambios de temperatura, la humedad y la lluvia. Lo mejor es cubrirla con un lasur. Los hay naturales y con diferentes colores. Prueba a combinar los colores del tejado, de la fachada y las puertas. Deberás darle una mano de lasur una vez cada dos años para mantenerla en buenas condiciones.

Recuerda siempre tratar de utilizar buenos materiales y buenas herramientas. Esto repercutirá en la seguridad y la facilidad de construcción. Ahora, ¡a disfrutar de tu casa del árbol! Por cierto. Siempre puedes poner un repetidor wifi para disfrutar BLAZE en tu refugio…