X

Cómo mantener tu todoterreno en buenas condiciones

El formato todo terreno o SUV (Sport Vehicle Utility o Vehículo Utilitario Deportivo) lleva ya tiempo de moda en España. Pero… ¿realmente se utilizan como aquello para lo que fueron concebidos? La respuesta es clara: NO. Este tipo de vehículos, en especial los todoterrenos, están diseñados y fabricados para algo más que llevar los niños al colegio y tener espacio de carga adicional. Están concebidos para salir de la carretera y poder circular sin problemas. Lo que diferencia a un todoterreno de un turismo normal es su mayor altura al suelo, la protección adicional en la parte inferior y la caja de cambios reductora. Cosas que por otra parte, aportan poco para ir a la compra, es más, pueden resultar incómodas.

Ahora bien, si lo tuyo es la arena, el barro, los charcos y la conducción, es posible que le des bastante caña a tu todoterreno e, incluso, que lo hayas modificado para hacer el bestia. Está muy bien tener un vehículo que te permita hacer lo que otros no pueden, pero no te olvides de que es una máquina y no es indestructible, aunque lo parezca. Lo mejor es mantenerlo en buenas condiciones para evitar sustos y llamadas a la grúa. Además, nunca está de más hacerle una buena puesta a punto a tu coche antes de cada salida offroad. Aquí unos consejos de mantenimiento que BLAZE ha recopilado para ti, conductor de todoterrenos:

via GIPHY

  • Revisa los elementos de la suspensión: si has decidido elevar la suspensión por encima de la de fábrica o modificar algún otro elemento, no olvides de revisar todas las piezas que la conforman. Muelles, amortiguadores, ballestas…
  • Limpieza: no quieras ir de Coronel Tapioca por la calle pavoneándote de suciedad en tu coche. La suciedad puede provocar mal funcionamiento en muchos elementos del coche. El barro en las llantas puede provocar vibraciones incómodas, restos de savia o resina en la pintura pueden arruinarla o restos de hojarasca en la parrilla frontal pueden hacer que el radiador no refrigere bien provocando un sobrecalentamiento.
  • Líquidos lubricantes: los elementos del coche a menudo sufren fricción y por ello necesitan aceites y líquidos lubricantes para su buen funcionamiento. Nunca pases por alto una revisión de estos, si son de buena calidad mejor. ¿A que te gusta el buen jamón? Tu coche también disfruta del aceite de calidad.
  • Neumáticos: como sabrás, los neumáticos de un todoterreno preparado para ir campo a través no son neumáticos normales. Más si modificas su presión en función del terreno al que te vayas a enfrentar. Revisa el estado de las gomas y la presión. Recuerda, el asfalto no es el campo, aunque a veces sus baches hagan parecer lo contrario.
  • Frenos: ni que decir tiene la importancia de los frenos. No olvides que las pendientes descendentes no están libres de la gravedad, y por muy buena reductora que tengas, los frenos son los que harán que puedas bajar con seguridad. Revisa con frecuencia el líquido de frenos así como los discos y las pastillas. Aunque tu todoterreno sea el más moderno de todos y tenga miles de sensores inteligentes con testigo de desgaste, haz una inspección visual tú mismo.

Revisar estos y otros elementos es fundamental para mantener tu máquina con tracción total en buen estado. Si eres manitas puedes hacerlo tú y ahorrarte algo de dinero, pero si no, debes confiar en un mecánico especializado.

Si no has visto ya las obras de arte que hacen en HAUK: MAESTROS DE LA MECÁNICA con los todoterrenos de sus clientes, ¿a qué esperas?  Estreno exclusivo el miércoles 27 a las 22:50H.