¿Cómo hace un radar de velocidad para cazarte? - BLAZE
X

¿Cómo hace un radar para cazarte?

Radares de velocidad, esos enemigos de los que les gusta ir más rápido de lo que la ley establece… Es posible que revisar los límites de velocidad en ciertas zonas no estuviera de más (tanto para aumentarlos como para reducirlos) pero mientras tanto, los conductores debemos cumplir con rigurosidad el código de circulación. Este establece los limites de velocidad según el tipo de vía y el tipo de vehículo que la transita y las sanciones para quien no los cumpla. Pues bien, desde que en marzo de 1970 se instalaran los dos primeros radares de España, estos han evolucionado tanto en su tecnología como en su cantidad, y están al acecho de imprudentes y descuidados en aras de la seguridad y, por qué no decirlo, de la recaudación.

¿CÓMO FUNCIONAN?

Para responder a esta pregunta hay que diferenciar entre cómo se usan los radares (fijos o móviles) o su tecnología. Nos quedamos con la segunda clasificación, la tecnología:

  • Radares doppler
  • Radares láser
  • Radares fotográficos

RADARES DOPPLER

Este nombre se debe al efecto que las ondas sufren debido al movimiento. Es decir, las ondas producidas por un coche en movimiento frente a un observador (el radar) sufren variaciones de frecuencia. Gracias a estas variaciones se puede calcular la velocidad de un objeto en movimiento. Es un efecto que se puede comprobar fácilmente si nos fijamos en el sonido de la sirena de una ambulancia. Cuando esta se está acercando, la sirena se escucha más aguda y según se acerca hacia nosotros el sonido se va haciendo grave. Esto es debido al cambio de frecuencia de las ondas al rebotar en nosotros mismos.

El radar basado en este efecto manda un haz de ondas hacia el coche en cuestión y la variación en la longitud de ondas que recibe de vuelta detecta con mucha precisión la velocidad. Estos radares están conectados a una cámara fotográfica que, en caso de detectar exceso de velocidad, activa y realiza fotografías sobre el coche infractor.

Resultado de imagen de doppler effect

Este tipo de radar se utiliza tanto en radares fijos como en radares móviles.

RADARES LÁSER

Estos son un poco más modernos y sofisticados que los anteriores y los hay de dos tipos. Unos que utilizan el efecto doppler pero en lugar de lanzar ondas, lanzan un haz láser de luz infrarroja. Una de las ventajas es que son más baratos y una de las desventajas: hay que usarlos en posición fija o con trípode. Y otros, como el que utiliza el helicóptero Pegasus. Este se sitúa encima del vehículo en cuestión y se adapta a su velocidad. El radar lanza un haz láser hacia el coche y hace 3 mediciones en intervalos de tres segundos, después compara con la velocidad del helicóptero y hace una media.

RADARES FOTOGRÁFICOS

A estos radares se les llama así porque son los que cazan a los conductores que se pasan con la velocidad, pero técnicamente no son radares si no cámaras. Estos se suelen utilizar en los denominados “tramos de velocidad controlada”. Se trata de una o varias cámaras conectadas a un ordenador. Estas están situadas al comienzo y al final de un tramo establecido. Las cámaras toman fotografías de las matrículas de los vehículos a la entrada del tramo y a la salida y registran en el ordenador cuanto tiempo ha tardado cada vehículo en completarlo. En función de la velocidad máxima permitida en ese tramo, el ordenador tiene establecido cuál es el tiempo mínimo en el que se puede completar el tramo. Si un vehículo ha tardado menos, multa al canto, ya que ha superado necesariamente la velocidad permitida.

¿CUÁNTOS RADARES HAY EN ESPAÑA?

En España son varias instituciones las que gestionan los radares de velocidad: DGT, autonomías, ayuntamientos… Solo hemos podido tener acceso a los datos de la DGT y estos reflejan que hay cerca de 900 radares en toda España. ¿Te parecen muchos? En Francia tienen 4.000 y en Reino Unido más de 7.000. Mal de muchos…

En 2017 la Dirección General de Tráfico recaudó 75,8 millones de euros en multas de velocidad. Todas ellas captadas por radares fijos.

Si eres de Cataluña o vas a viajar por esta comunidad autónoma, cuidadín, es la que posee, con diferencia, más radares de velocidad de toda España: más de 200.

MEDICIONES ERRÓNEAS

Dado que los radares no son efectivos al 100%, existe un margen de error con el que las mediciones cuentan. Esta es entre un 3% y un 7% de la velocidad, por lo que las autoridades aplican la conocida como “regla del 7”. Es decir, los radares no saltan hasta que se supera en 7 kilómetros por hora la velocidad establecida. Esto quiere decir que si transitas por una carretera limitada a 50 km/h, no te multarán hasta que no superes los 57 km/h, y así sucesivamente. Esto es válido hasta los 100 km/h. Entonces se aplica el 7%. Si circulas por una autovía de 120 km/h, el radar no te fotografiará hasta que superes en un 7% la velocidad: 128,4 km/h.

Si por casualidad no te acuerdas bien de los límites de velocidad y las posibles sanciones en caso de superarlos, te dejamos la tabla de la DGT: