Cómo comprar un coche clásico americano y no morir en el intento
X

Cómo comprar un coche clásico americano y no morir en el intento

¿Quién no ha querido sentirse cómo Steve McQueen en la película Bullit conduciendo un Ford Mustang del 68? ¿O hacer una escapada en un Ford Thunderbird del 66 a lo “Thelma y Louise”?

Bien, en Estados Unidos tener un clásico es pecata minuta en cuanto a homologaciones, consumos, adaptaciones, seguros… Pero ¿se puede tener un clásico americano en España y no morir en el intento? Se puede:

Para empezar, ¿a qué tipo de vehículos se les considera “históricos” en España? Para que a un vehículo se le pueda otorgar el tratamiento de histórico, debe cumplir con varios requisitos:

  • Haber sido fabricado o matriculado por primera vez con una anterioridad de treinta años, como mínimo.
  • Su tipo específico ha dejado de producirse.
  • Estar en su estado original y no haber sido sometido a ningún cambio fundamental en cuanto a sus características técnicas o componentes principales, como el motor, los frenos, la dirección, la suspensión o la carrocería.

Sabiendo ya qué es un coche clásico a efectos legales, vamos a ver cómo se puede conseguir uno:

En el caso de los clásicos americanos, se puede importar directamente de Estados Unidos o comprar uno aquí. Esta última opción es seguramente la que menos dolores de cabeza nos va a producir. Si ya está matriculado y ha circulado por las carreteras españolas, es de esperar que todo el proceso “burocrático” esté terminado y solo tengamos que transferirlo y asegurarlo (veremos más adelante cómo). Pero, te encontrarás con que la variedad de modelos disponibles no es muy grande. Si buscas un Mustang, es probable que tengas muchas opciones, pero si buscas algo más específico, prepárate para traerlo de Estados Unidos.

En caso de importarlo, te vas a encontrar con un largo camino de procesos y gastos que hay que realizar para poder circular con el coche de forma legal. Pero nada imposible de hacer.

Si no tienes tiempo o prefieres que te lo traigan, hay empresas especializadas que se dedican a estos menesteres. Ellas se encargan de buscar el coche bajo tus especificaciones técnicas, presupuestarias, etc. Incluso se encargan de las homologaciones. Como por ejemplo Coches USA

En caso de viajar a EE.UU. para buscar el coche de tus sueños, la factura engorda con viajes, alojamientos, dietas, etc. Lo que encarece el precio final del coche.

¿Cuáles son los trámites?

  • Buscar una empresa que pueda traerlo a España.
  • Tramitar la documentación y los impuestos.
  • Homologar el vehículo para que se adapte a las especificaciones técnicas obligatorias de España.
  • Pasar la ITV.

VENTAJAS E INCONVENIENTES

En algunas comunidades, tener un vehículo matriculado como histórico exime de pagar el IVTM (impuesto sobre vehículos de tracción mecánica). Además, las inspecciones ITV son cada más tiempo (de 2 a 5 años en función de la antigüedad).

Actualmente existe una legislación que excluye a los vehículos históricos de cumplir con las normativas anticontaminación. Sin embargo, puede que en Madrid no sea tan fácil. El Ayuntamiento de Madrid ha puesto en marcha el Plan de Calidad del Aire en el que se recoge que los coches con más de 25 años no podrán circular por la capital en el año 2025. Las asociaciones de propietarios de vehículos clásicos han puesto el grito en el cielo y están luchando para que esto cambie.

SEGUROS

Cuando posees un vehículo clásico, tienes dos opciones: matricularlo como un coche corriente, o matricularlo como histórico (cuyas matrículas empiezan con la letra H)

En este caso, los seguros que las compañías aseguradoras ofertan también son especiales. Su característica más destacada es que conllevan limitaciones de circulación por kilómetros. Una de las coberturas que permite más kilómetros de circulación es de 3000km al año.

EL DÍA A DÍA 

Es evidente que tener una fiera americana V8 en posesión no es cualquier cosa. Y es que las cosas que consideras normales con tu coche habitual, como el garaje, el mantenimiento y el consumo, no lo son tanto con un clásico americano. Guardar un coche así no es tan fácil como puedes pensar porque son carrocerías muy grandes. Un Lincoln Continental del 74 llega hasta los casi seis metros de longitud y dos de ancho. Apostamos a que no cabe en tu plaza de garaje…

Lo mismo sucede con el mantenimiento y las reparaciones. En teoría, son mecánicas “sencillas” sin demasiada tecnología en sus entrañas, pero las piezas no son fáciles de conseguir. Lo mejor es contar con un taller que esté acostumbrado a trabajar con este tipo de coches y tenga proveedores que importen piezas.

Existen empresas como Amazon Sport que ofrecen el servicio de custodia de vehículos que incluyen mantenimiento y limpieza de estos.

En cuanto al consumo de combustible, si estás buscando un clásico americano, sabes a lo que te enfrentas. Pero te recordamos que, por ejemplo, un Chevy Camaro SS del 69 hace un consumo de 21 litros cada 100 kilómetros. 4 veces más que un utilitario moderno.

Con toda esta información en tu mano, ¿tendrías un clásico americano?

No solo vas a disfrutar de su conducción, sino de los momentos que vas a compartir con otros propietarios en las concentraciones de vehículos clásicos que hay por España durante todo el año.

También puedes disfrutar de las transformaciones de clásicos americanos que hacen en OPERACIÓN TUNING. No te pierdas los nuevos episodios los domingos a las 22:00h.