Aprende a relajarte en el coche - Blaze
X

Aprende a relajarte en el coche

Antes de nada, ¿cómo reaccionarías si un coche se te mete delante sin señalizar y te hace refrenar un poco?
A) Hundo mi mano en el pito como si no hubiera un mañana, grito todo lo que puedo, me pego a él y le doy las largas
B) Simplemente me enfado durante un segundo y recobro la compostura y la concentración en la carretera

Si tu respuesta ha sido la A, te vamos a dar algunos tips para relajarte cuando estés conduciendo. Y es que, aunque muchas veces sufrimos maniobras de otros coches que nos perturban, perder la concentración en la carretera y, sobre todo perder los nervios, puede tener consecuencias fatales para nosotros. Que hay conductores que no deberían tener carnet, todos los sabemos, pero no ganamos nada enfrentándonos a ellos a 120 km/h pegándonos su vehículo. En ese momento tal vez nos frenen y nos hagan tener un fatal accidente.
Tenemos que intentar que nuestro estado emocional y el físico vaya al unísono. Si nuestro estado emocional es calmado, nuestro cuerpo también lo será. Adoptaremos una postura relajada y cómoda que nos permita estar en condiciones si surge cualquier imprevisto en la carretera.

Antes de cualquier trayecto en coche, sobre todo si es un viaje largo, es importante que estemos descansados y tranquilos. Conducir con falta de sueño o en un estado de nervios no contribuye en nada a una conducción segura. Por ello también es importante que pares cada dos horas o cuando tu cuerpo te lo pida, ya sea para ir al baño, estirar las piernas o tomar algo (nada de alcohol por favor).

El coche tiene que estar en condiciones aptas. Un coche limpio, ordenador y que no huela mal favorece la conducción más relajada. Si tu coche es una pocilga y huele a estercolero seguro que vas un poquito, incómodo.

El control de la temperatura también es otro punto que favorece estar zen conduciendo. Ni tiene que ser una nevera ni tampoco un horno. Si tienes frío estarás incómodo y puedes ver mermados tus reflejos al estar más pendiente de no morir congelado. Por el contrario una temperatura excesiva favorece la somnolencia que hace que dejes de prestar el 100% de tu atención. Se recomienda que el coche esté entre 19 y 24 grados y si puedes evitar llevar las ventanillas bajadas, mejor. Así tendrás menos distracciones.

Cada uno tiene la forma de entretenerse que mejor le viene. Hay quien prefiere ir charlando con algún compañero de viaje al igual que hay otros que les gusta llevar música. No es recomendable viajar totalmente en silencio ya que puede hacerse muy monótona la conducción y el cansancio puede aparecer antes. Elige lo que mejor te convenga pero nunca jamás uses el móvil para whastappear con amigos o llamarles. Utiliza el manos libres si quieres hablar con alguien porque vas solo o espérate a llegar al área de servicio.

Y una máxima, NO CORRAS. De nada te va a servir pisarle más. El conducir por encima del límite de velocidad puede hacerte “ganar” 5 minutos…10 a lo sumo, pero cuando lo haces gastas más gasolina, te pones en peligro tu y pones en peligro a los demás. Por mucha prisa que lleves, por muy tarde que hayas salido, por favor, no corras. Las prisas no son buenas al volante jamás de los jamases.